Tarjetas de crédito sin cambiar de banco

No es ningún secreto que en los últimos tiempos el número de bancos se ha incrementado exponencialmente. Actualmente no sólo contamos con las ya todopoderosas entidades de antaño sino también con toda una serie de empresas extranjeras así como firmas de nueva creación. Por todo ello se ha venido desarollando en España una práctica que ya fuera conocida en otros países desde tiempo ha: tarjetas de crédito autónomas e independientes de los bancos. Gracias a esta iniciativa, es posible contratar una tarjeta directamente con la entidad financiera emisora, sin necesidad de cambiar de banco, sin necesidad de gestionar trámites innecesarios.

Mejores tarjetas de crédito sin cambiar de banco

Como ocurre con cualquiera operación financiera, no existe una tarjeta de crédito cuyas condicines sean indiscutiblemente las mejores, puesto que su adecuación depende en cada caso de la necesidades del cliente. Como siempre, recomendamos a nuestros lectores consultar las calculadoras de comparación de tarjetas, a la par que asesorarse directamente con la entidad antes de formalizar cualquier contrato.

Tarjeta de crédito WiZink Oro

Sin cambiar de banco. Pago aplazado al 27,24%. Hasta 6.000 EUR.

Leer más

Bankintercard Oro

Sin cambiar de banco. Pago aplazado al 26,82%. Hasta 5.000 EUR.

Leer más

Bankintercard Platinum

Sin cambiar de banco. Pago aplazado al 26,82%. Hasta 5.000 EUR.

Leer más

Barclaycard Oro

Sin cambiar de banco. Pago aplazado al 26,70%. Límite personalizado.

Leer más

Barclaycard Nueva Visa

Cuota anual gratis. Pago aplazado 26,70%. Hasta 5.000 EUR.

Leer más

Evo Finance

Cuota anual gratis. Pago aplazado al 21%. Hasta 5.000 EUR.

Leer más

¿Qué es y cómo funciona una tarjeta de crédito no asociada a un banco?


imagen de una tarjeta de crédito verde enganchada con un anzuelo Una tarjeta de crédito es un medio de pago emitido por un banco o una entidad financiera, las cuales autorizan su utilización al titular de la misma y cuya garantía es reconocida en los negocios adheridos al sistema. Ahora bien, como la propia definición „crédito“ indica, el propietario de la tarjeta hace uso y disfrute por adelantado de un dinero que no posee y del que dispone a crédito, comprometiéndose en todo caso a la retribución futura del monto consumido más el abono de los intereses producidos y de gastos pactados de antemano. Generalmente dichas tarjetas se encuentran asociadas a una cuenta corriente en un banco determinado, pero ésta no es la única manera de hallarlas, puesto que existen actualmente otras entidades financieras que ofrecen tarjetas de crédito sin necesidad de cambiar de banco y consecuentemente sin gestionar más papeleo. Esta operación agiliza manifiestamente los trámites, ya que sólo habremos de asociar la nueva tarjeta a nuestra cuenta corriente habitual, independientemente del banco en el que seamos clientes.

¿Qué entidades pueden emitir tarjetas de crédito?

Existen numerosas entidades capaces de emitir tarjetas de créditos: algunas de ellas asociadas a un comercio concreto, tales como hipermercados, gasolineras, comercios textiles, etc; en tanto que otras constituyen, en sí mismas, algunas de la empresas financieras más grandes del mundo, a saber: Visa, Mastercard, American Express, Diners Club o Discover entre otras. Evidentemente, tanto los requisitos que se exijan como las condiciones, beneficios e intereses dependerán del tipo de contrato y de la solvencia del cliente, el cual generalmente habrá de evidenciar unos ingresos regulares. Atendiendo a esta premisa la mayoría de los contratos se conceden so cláusula de domiciliar la nómina y en algunos casos existe, incluso, restrincción en lo tocante a la edad (mayores de 21 y menores de 75).

Comisiones a tener en cuenta antes de solicitar una tarjeta de crédito no asociada a un banco
  • Tipo de interés: a saber, los costos extra que genera el gasto del crédito concedido y que habremos de sufragar junto con lo el dinero consumido. En calidad de consumidores buscamos abonar el menor número de tasas posibles, por lo tanto, a menor porcentaje TAE, menores intereses nos cobran.
  • Comisiones de mantenimiento o renovación: existen actualmente numerosas tarjetas que no generan comisiones de mantenimiento, otras en cambio se sufragan anual o mensualmente. En algunos casos vale más la pena pagar dicha comisión si las demás condiciones que se ofrecen son beneficiosas.
  • Comisiones por emisión y duplicados: nos referimos a una cantidad que se aplica al emitir una nueva tarjeta. En los casos de pérdida se puede solicitar un duplicado, que en algunos casos también supone una comisión extra.
  • Comisiones por transferencia: este tipo de retribución puede llegar a ser bastante elevado, sobre todo en lo tangente a transferencias internacionales. Conviene consultar qué tipo de prima habrémos de pagar en cualquier caso.
  • Comisiones por la retirada de dinero en un cajero: a este respecto se suelen cobrar comisiones elevadísimas por la disposición de dinero en cajeros pertenecientes a otras entidades, por lo que se recomienda evitar la retirada de efectivo en la medida de lo posible.
  • Comisiones por descubierto: tipo de comisión que se cobra al exceder el límite de la tarjeta.
  • Comisiones por impago: comisión que se genera al no abonar las cuotas de liquidación.
  • Comisiones o interés por aplazamiento: se generan al solicitar un aplazamiento a la hora de abonar las cuotas de liquidación.
  • Comisiones en el extranjero: algunas entidades ofrecen la libertad de disponer de efectivo en el extranjero sin generar por ello gastos de servicio, sin embargo, las comisiones que otros bancos generan son prohibitivas. En caso de necesitar la tarjeta de crédito, se recomienda pagar directamente en el comercio (en las zonas pertenecientes a la Comunidad Económica Europa no se cobra porcentaje alguno), en lugar utilizar los cajeros automáticos.
  • Comprobar si se trata o no de una tarjeta revolving: por regla general, las tarjetas de crédito formalizan el pago del dinero desembolsado a crédito al término del mes en curso. Por ello las tarjetas revolving son un producto interesante, pues funcionan como una tarjeta de crédito tradicional con la ventaja añadida de poder abonar las liquidaciones en cuotas fijas. De esta manera, podemos sufragar los gastos como si de un préstamo se tratase, aunque los intereses de dicha tarjeta suelen ser normalmente más elevados, en torno al 10-12%.

Comparador de tarjetas de crédito

varias tarjetas de crédito: bankintercard, evo finance, WiZink y uno-e ¿Quieres solicitar una tarjeta de crédito? En nuestro comparador de tarjetas encontrarás una amplia gama de productos: tarjetas gratis sin cambiar de banco, sin cuota anual, sin nómina o ingresos mínimos, tarjetas de crédito online, etc. Échale un vistazo primero a las numerosas ofertas que hay en el mercado e infórmate antes de pedir cualquier tarjeta.


» Comparar tarjetas de crédito