¿Ya estamos de nuevo a finales de mes y nos vemos atrapados en una espiral de deudas, a las que difícilmente podemos hacer frente? Por una parte la hipoteca, por otra el crédito del coche, el crédito personal para comprar la lavadora, el crédito de estudios de los niños, etc. ¿No podemos reunificar todas las cuotas en una sola y de esta forma conseguir mejores condiciones? Sí, podemos, gracias al proceso conocido como Reunificación de Deudas. Analizamos los aspectos fundamentales destinados a todos aque llos interesados en reducir las cuotas y/o mejorar la situación de sus préstamos.

¿Qués es la reunificación de deudas?

chica con camisa blanca pensando ante una pizarra con signos de interrogación

Podemos denominar la reunificación de deudas como proceso a través del cual podemos fusionar todas nuestras deudas (hipotecas, préstamos personales de toda índole, tarjetas de crédito, etc.) en un solo crédito, con el objetivo de mejorar las condiciones de nuestros préstamos así como rebajar tangiblemente las mensualidades o cuotas a abonar. El resultado de esta operación será la obtención de una nueva hipoteca, la cual constituiría no solo todos los préstamos mencionados sino también el monto restante de la antigua hipoteca que quedaba por sugrafar. Cada caso particular tiene unas características especiales, sin embargo, por regla general la disminución de las cuotas mensuales conlleva el alargamiento de la vida del préstamo y el aumento de los intereses finales a pagar. Esta cuota única reducida, permite a los acreedores vivir de forma más acomodada, con mayor liquidez para gastos personales. Es un servicio igualmente indicado, en muchos casos, para morosos (ya inscritos en las conocidas listas) y personas con embargos.

Elementos a tener en cuenta antes de reunificar nuestras deudas


  • ¿Quién puede solicitar una reunificación de deudas? En la mayoría de los casos, los bancos requieren al cliente, como mínimo, estar en posesión de un préstamo hipotecario. Sin embargo, aunque no es lo habitual, cabe también la posibilidad de reunir todas las deudas en un único préstamo personal, generalmente siempre y cuando las deudas no sean demasiado elevadas y la situación económica del solicitante estable.
  • ¿Qué documentos habremos de aportar?
    • Escrituras de la vivienda.
    • DNI en vigor.
    • Contrato de trabajo y tres últimas nóminas.
    • Documentos de los restantes créditos personales o/y contrato de las tarjetas de crédito.
    • Última declaración de la renta.

¿Qué comisiones habremos de abonar?

Resumimos algunas de las posibles comisiones a abonar. Generalmente, estos costos se incluyen en el monto concedido con la nueva hipoteca, por lo tanto, el cliente no tendrá que desembolsar ipso facto una elevada cantidad de comisiones.

  • Comisiones por cancelación y/o apertura de la hipoteca. El modus operandi en cuanto a la reunifiación de deudas conlleva la cancelación de todos los préstamos existentes y la creación de un préstamo nuevo. Por lo tanto, a efectos bancarios, se entiende como la cancelación y nueva apertura de un crédito hipotecario.
  • Gastos de notaría, gestoría, registro de la propiedad y tasación de la vivienda.
  • Impuestos según convenga.
  • Gasto de la agencia de negociación si la hubiera.

¿Dónde solicitamos la reunificación de deudas?

Existen dos opciones, ya sea a través de una entidad bancario, ya sea a través de una agencia de negociación.

  • Con un Banco: esta entidad puede ser o bien nuestro banco habitual, en el cual hemos solicitado los créditos a reunificar, o bien puede tratarse de otra entidad bancaria, a la cual podemos traspasar nuestros préstamos actuales. Dependiendo en todo caso de las condiciones hipotecarias, ésta puede ser la opción más barata en tanto que el banco acepte nuestra solicitud de reunificación: creando una nueva hipoteca sólo con los préstamos personales o ampliando la hipoteca ya existente para incluir los créditos personales. En todo caso no habría que abonar los servicios de apertura y/o cancelación, entre otras comisiones. Habremos también de tener en cuenta que, por el hecho de traspasar nuestra clientela a otro banco, podemos conseguir, en muchos casos, mejores condiciones y intereses que las ofrecidas por nuestro banco tradicional.
  • Con una agencia de negociación: éstas son empresas que se encargan de todo el papeleo entre el banco y sus clientes. Su objetivo no es otro que la consecución de las mejores condiciones posibles para su cliente, no obstante requierán por supuesto unas comisiones a acordar en todo caso antes de comenzar los trámites. Dichas agencias deben estar reguladas y operar dentro del marco legal español.