Préstamos urgentes: ¡necesito dinero rápido!

Y es que precisamente en estos tiempos de vacas flacas, más de uno se ha visto en la necesidad de solicitar un crédito o un préstamo para sufragar algún imprevisto o problema fortuito. ¿Qué hacer cuando necesitamos dinero urgentemente? en caso de hallarnos en semejante situación, ¿cuáles son las opciones más rápidas de conseguir liquidez? ¿cómo solicitar préstamos rápidos sin aval? Analizamos las diferentes posibilidad de financiación.

Minicréditos

¿Qué son los minicréditos? Estos productos están actualmente de moda en nuestro país, los minicréditos o minipréstamos se presentan como un adelanto de liquidez por parte de una entidad financiera, cuya cantidad se debe abonar más comisiones al término de la vida del mismo. Características: se trata, en general, de pequeños préstamos de dinero, cuya cuantía ronda los 800 euros de media y cuyos plazos de devolución no superan los 30 días. La inmediatez y la práctica ausencia de requisitos son la características principal de esta modalidad, pues podemos disponer del crédito en apenas 20 minutos, habiendo rellenado un formulario online básico. Como ventajas añadidas, destaca igualmente la sencillez en los trámites administrativos así como la irrelevancia de demostrar ingresos mínimos,nómina o aval. El solicitante puede hallarse incluido igualmente en una lista de morosos (Asnef, Rai, etc.)

Desventajas: como contraposición a todas estas ventajas, destacamos los elevadísimos intereses a sufragar, los cuales pueden ascender hasta el 40% de la cantidad solicitada así como los cortos plazos para su devolución. Asimismo son notables las comisiones a abonar en caso de incumplimiento del contrato en alguna de sus cláusulas; demora en el pago, etc. Así pues, deberemos utilizar este tipo de productos en mayor medida para situaciones puntuales, pequeñas necesidades o imprevistos y no como fuente común de financiación. Se les conoce del mismo modo por el nombre nombre de mini préstamos, préstamos rápido y, erróneamente, como micro créditos.

Tarjetas de crédito

Se nos presentan como la opción más apetecible para la mayoría de los consumidores, pues prácticamente todo el mundo ha tenido que utilizar alguna vez una tarjeta de esta características. Ventajas: entre éstas destaca principalmente la inmediatez de liquidez, aunque, por contra, se deben igualmente abonar elevados intereses (en torno al 20%), los cuales depederán en todo caso tanto de la suma requerida y la modalidad de devolución. Una gran solución para los pequeños consumidores son las denominadas tarjetas de crédito revolving, pues permiten el pago aplazado del crédito, como si de un préstamo se tratase, en cuotas mensuales (generalmente establecidas por el propio cliente, siendo el mínimo mensual a devolver un 15% de media). Con ello, podemos disponer de efectivo inmediatamente y prorratear los pagos en mensualidades, lo cual es per se una ventaja, aunque hayamos por ello de abonar unos intereses altos en comparación con un préstamo tradicional.

Requisitos: aquellos usuarios que deseen contratar una tarjeta de crédito, deben por regla general colmar unos requisitos mínimos tales como: presentar una nómina, renta o ingresos regulares demostrables, ser mayor de edad y tener nacionalidad o recidencia española. Ahora bien, aquellos que no cumplen dichas exigencias o estén incluidos en listas de morosos (Asnef, Rai, etc.) pueden asimismo disponer de tarjetas de crédito, pues algunas entidades no requieren información alguna sobre el cliente ni declaración de sus ingresos. Asismismo algunos bancos o marcas tampoco exigen la apertura de una cuenta corriente y las tarjetas son contratables sin necesidad de cambiar de entidad bancaria.

Préstamos rápidos

Las ofertas para solicitar un préstamo bancario son tan numerosas como los propios bancos. Por regla general, sin embargo, tanto bancos como entidades financieras, suelen exigir una serie de demandas (tales como avales, nómina, límite de ingresos, etc.) que no todos los solicitantes pueden satisfacer y por lo tanto, se les deniega el crédito. Por ello, se han elaborado varios tipos de préstamos destinados a las necesidades y posibilidades de cada cliente; monto de dinero, plazos de devolución, tipos de interés, comisiones en general, meta del préstamo, etc. De esta manera nos topamos con un variopinto surtidos de préstamos, enfocados a consumidores dispares: préstamos hipotecarios, para estudiar, para comprar un coche, para renovar la vivienda, para adquirir electrodomésticos, etc.

Con motivo de reducir tangiblemente la cantidad de papaleo y burocracia a la hora de conceder un crédito personal, muchas entidades ofrecen sus productos en un tiempo récord. Así, los prestamos rápidos se nos presentan como una modalidad de préstamo al consumo traicional pero cuyo proceso se lleva a cabo de forma online y el cliente recibe una respuesta garantizada en menos de 24 horas.

Otros créditos rápidos

Logo en el que se ven unas flechas en sentido contrario

Conseguir otros tipo de créditos rápidos puede ser tarea sencilla, ya que existe otros tipos de préstamos alternativos a las entidades bancarias tradicionales: los préstamos entre particulares, los préstamos con garantía hipotecaria, las casas de empeños y plataformas de crowdfunding:

  • Préstamos entre particulares: habremos de tener en cuenta que estos tipos de préstamo se reglan atendiendo a las condiciones que establezcan ambas partes de forma privada y exclusiva, por lo tanto, los intereses, plazos o la tenencia o no de aval, etc. serán fruto del acuerdo directo entre prestatario y deudor.
  • Préstamos con garantía hipotecaria: Los préstamos con garantía hipotecaria ofrecen la opción de contratar un crédito mediante un aval hipotecario, aunque el cliente tenga otras deudas o se halle, incluso, en alguna lista de morosos.
  • Casas de empeño: Como alternativa a las entidades financieras, podremos siempre empeñar algún artículo en casas de empeño, siendo de especial valor las antigüedades, las joyas, el oro, y aparatos electrónicos de última generación.
  • Igualmente dignas de observancia son las plataformas de Crowdfunding y/o Crowdlending que ofrecen por una parte interesante rentabilidad al pequeño inversor y por otra parte un préstamo rápido, contando con las mismas garantías de seguridad y calidad que los bancos.